15 de Noviembre de 2018

A+ A A-

ALGO QUE DECIR

Valora este artículo
(0 votos)

Vladímir llich Uliánov, conocido como Lenin, era un destacado ajedrecista y lector voraz.

Ya en su adolescencia accedió a los libros prohibidos, la lectura de los demócratas que era considerada un delito en la férrea represión de los Zares.

Vivió en el exilio y muchas veces fue apresado por sus ideas revolucionarias, pasó un largo período en la Siberia meridional, en la frontera con China.

Para poder comunicarse con sus camaradas, les enviaba mensajes cifrados usando los libros de la biblioteca.

Marcaba con puntos algunas letras en el texto. Lo hacía con leche y un tintero hecho con migas de pan.

Si había riesgo de ser descubierto, podía comerse las pruebas. En su gobierno, prohibió estos elementos en las cárceles.

CABALLOS DE POTENCIA

AQUÍ YACEN LOS DRAGONES

Los barrotes, grilletes y todo cuanto cercenó la libertad de los hombres, sólo fueron prisiones para el cuerpo, la mente no podía recluirse.

Muchos prisioneros como Lenin, idearon su conspiración creativa para soltar sus palabras, tenían algo que decir y eso trascendió la opresión de los muros.

Contacto: www.facebook.com/claudiopensoconsultores

claudio@claudiopenso.com
www.claudiopenso.com 

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar