21 de Agosto de 2018

A+ A A-

CON LA FUERZA DEL HIJO

Valora este artículo
(0 votos)

“No estás preparado. No tienes experiencia.”

Fue la lacónica conclusión que recibió de su amado padre. Tenía 18 años y había soñado toda su vida con imitarlo.

Quería llegar a la cumbre del Everest como lo había hecho su progenitor en 1953, había sido el primero y había inspirado a miles de hombres con su proeza.

Además le dijo: “Yo escalé esa montaña para que tú no tuvieras que hacerlo. Desde la cima no se puede ver todo el mundo y hay muchas otras cosas por ver y aprender”. Jamling Norgay se sintió devastado, pero continuó pensando en ese sueño.

Tenía 30 años cuando lo invitaron a formar parte de una nueva expedición, su padre había muerto, entonces consultó a un Lama tibetano, quien profetizó: “'Las condiciones no parecen favorables. Esta temporada hay algo maligno en la montaña”.

Otra vez su entusiasmo se derrumbaba. Recordaba con claridad lo que su papá le había dicho: “Hijo, cuando pidas una profecía, hay que estar dispuesto a guiarse por la respuesta”.

¿Qué hacer?

Recordó con dolor los largos meses de ausencia de su padre, cuando él era pequeño y quería estar con él. Se había convertido en un héroe pero esa fama terminó siendo una carga para su hijo. Estaba frente a una decisión crucial.

Se sentía aterrorizado de sólo pensar en la profecía del monje pero no dijo nada a nadie. Decidió vivir su propia aventura.

Era la primavera de 1996 cuando finalmente pudo caminar por la cumbre de esa montaña de 8.848 metros. Estaba seguro que su padre sonreía desde alguna parte.

Cada hijo necesita sentir la aprobación de su padre. Esa identificación de los primeros años se convierte en imitación. Hasta que se debe vivir la propia historia, así se estructura la identidad.

Sin embargo, a veces esa imagen se proyecta como una sombra que inhibe. Muchos hijos llevan su dolor sin emprender sus travesías en una vida de tormento.

Otros, se atreven a desafiar los mandatos y viven su aventura, hay una felicidad extrema en conquistar esas propias cumbres.

Contacto: www.facebook.com/claudiopensoconsultores

claudio@claudiopenso.com
www.claudiopenso.com 

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar