09 de Diciembre de 2018

A+ A A-

NUESTRAS GUERRAS FRÍAS

Valora este artículo
(0 votos)

En los años 60 las dos potencias desplegaron una escalada de intimidación conocida como Guerra Fría, hubo momentos de tensión en los que pudo estallar la tercera guerra.

Los americanos desarrollaron diferentes programas para mantener la mira nuclear sobre la URSS. La bomba atómica, los misiles balísticos y los aviones a reacción eran amenazas ciertas que podían actuar de inmediato.

En ese contexto nació la Operación Chrome Dome (Domo de Cromo). Consistió en mantener en el aire, las 24 horas, los 365 días del año, bombarderos armados con bombas termonucleares, con blancos asignados en la Unión Soviética.

Esta operación tuvo 2 aspectos vulnerables: un significativo costo y una gran gama de incidentes, debido a factores técnicos y humanos, desde la pérdida de un arma nuclear hasta la radioactividad sobre zonas pobladas.

Todas las guerras frías dispersan una alta dosis de energía y atención para sostener el juego de la amenaza y la intimidación. Requieren dedicación exclusiva y una enorme anticipación, previsión, estar alertas y recursos para cubrir todos los casilleros.

Las pequeñas escaramuzas sólo alimentan el sentimiento que justifica la contienda. La guerra fría no es contra alguien sino contra nuestros propios miedos y fantasmas.

Por ello suele ser prolongada y desgastante. Es como una niebla que no llega a disiparse y al estar en suspenso sin consumarse, se padece como una larga agonía.

Contacto: www.facebook.com/claudiopensoconsultores

claudio@claudiopenso.com
www.claudiopenso.com 

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar