18 de Noviembre de 2018

A+ A A-

HERRAMIENTAS PARA MOTIVAR

Valora este artículo
(1 Votar)

Si bien casi todos los empresarios conocemos, al menos de oído, las bondades de motivar a los empleados, siempre está la excusa de “no poder motivar” debido a la crisis, la inflación y la falta de recursos.

Es por eso que nunca es tarde para recurrir no sólo a motivadores monetarios sino también a los no monetarios.

Algunas compañías suelen recurrir a estos incentivos alternativos sólo cuando se ven imposibilitadas de dar aumentos, otras nunca los han implementado porque creen que el mayor motivador sigue siendo el dinero.

¿Cuáles pueden ser estos motivadores no financieros? Elogios de los jefes directos, reuniones individuales periódicas (no sólo una vez al año), la oportunidad de liderar proyectos y estar en grupos auto-dirigidos y últimamente también la participación en actividades de responsabilidad social empresaria.

Investigaciones de la compañía McKinsey demuestran que, tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo, los motivadores no financieros pueden ser muy efectivos a largo plazo en cualquier tipo de compañía e industria y son recomendables en todo momento, más allá del sueldo. ¿Y por qué entonces no son comunes en las Pymes argentinas? Porque no requieren tanta inversión monetaria, pero sí requieren tiempo de los jefes, creatividad y compromiso. Estos componentes son justamente lo que hacen a estos incentivos tan preciados: son más personalizados y no son fáciles de conseguir.

• Reuniones: Una compañía de bebidas destacó que las reuniones individuales cara a cara con los jefes son altamente motivadoras. Incentivan la comunicación de expectativas entre ambas partes, el empleado se siente escuchado y recibe también un valioso feedback sobre su performance individual que lo ayuda a seguir mejorando.

• Actividades de responsabilidad social empresaria: Una farmacéutica hizo una encuesta entre sus empleados que demostró que para algunas personas, poder participar a través de la compañía en actividades de responsabilidad social (RSE) los une más a ella y se comprometen aún más. Yanela Biancardi, organizadora profesional de eventos, destaca que “hoy se ubican en un lugar privilegiado a la hora de pensar en actividades de motivación del staff. Unir las jornadas de incentivo y la RSE tiene como finalidad no sólo generar conciencia solidaria y ecológica en los trabajadores sino también fidelizarlos, que se sientan orgullosos de trabajar allí. Fueron los más jóvenes los que, tácitamente, señalaron a las empresas lo importante que es “sentirse parte”, más allá del sueldo que se perciba”. Son varios los clientes de Yanela Biancardi que notaron cómo sus empleados continuaron con las tareas de ayuda a la comunidad y cuidado del medio ambiente en sus ámbitos privados, llevando el nombre de la empresa y su orgullo de pertenecer a la misma a su familia y conocidos.

• Más flexibilidad horaria: Esto se puede satisfacer dando la posibilidad de trabajar remotamente desde la casa o sino por objetivos, es decir, sin horarios fijos, como ofrecen Google o Globant. Mientras están en el trabajo pueden ir al comedor, o a la sala de juegos y dispersar su imaginación, lo importante es que cumplan los objetivos. En Google por ejemplo deben dedicar 20% de su tiempo a proyectos que sean de su interés. Darles la posibilidad de trabajar al menos un día a la semana desde su casa también es una alternativa que los motiva y compromete más con la empresa.

• Pequeñas recompensas: cuando no estamos esperando una recompensa, recibir una por más pequeña que sea puede generar un impacto muy inconmensurable en la mente de un empleado. UN agradecimiento de un director, una nota de gracias escrita a mano, un pequeño recuerdo a la vuelta de las vacaciones, todo vale. Indra Nooyi, CEO de PepsiCo envía cartas de agradecimiento a las esposas de sus mejores empleados. Sam Walton, fundador de Wal-Mart, dice que nada puede sustituir unas sinceras palabras de agradecimiento bien elegidas y dichas en el momento indicado: son gratis pero valen una fortuna”.

En conclusión, ¿cuáles son los beneficios de motivar a los empleados? El beneficio fundamental es que un empleado motivado está más comprometido con la empresa, generando entonces mejores resultados para la misma, según investigaciones varias de Fleming & Asplund y de Gallup, debido a que se esfuerzan más, faltan menos y se producen menos renuncias. Esto es porque al realizar este tipo de acciones “extra”, los empleados sienten que la empresa los valora, se preocupa por ellos y les provee oportunidades de carrera y mejora personal.

Dadas todas estas razones, ¡ya no hay más excusas!, a empezar cuanto antes a preocuparse por los empleados y su bienestar, tanto monetario como espiritual, y nos ahorraremos unos cuantos dolores de cabeza y crearemos empresas donde sea deseable trabajar.

¡Espero les sirva! Para más información, pueden dejar un mensaje, consultar o enviarme un mail a Luciana.paulise@biztorming.com.ar ¡Hasta la próxima!

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar