20 de Julio de 2018

A+ A A-

Las diferencias entre el gerente tradicional y el gerente-coach

Valora este artículo
(1 Votar)

¿Qué beneficios se obtienen de estas diferencias?

Las crisis de las estructuras y formas de pensar tradicionales, globalización de mercados y culturas, tecnologías novedosas, la necesidad de anticiparse a los hechos… estos son algunos desafíos a los que se ven enfrentados los responsables de la conducción en las organizaciones de hoy.

Las personas llevan a sus grupos laborales no solo su talento, experiencia y formación sino también sus limitaciones, entendiendo como tales esa forma de ser, creencias, conductas que funcionan en automático y limitan nuestra capacidad de escuchar efectivamente, observar, hablar y de accionar en consecuencia, Es por estas limitantes que las grandes compañías hoy en día prefieren a Coachs Profesionales Ontológicos, es decir, gerentes-coach externos mas que a gerentes o consultores tradicionales. La pregunta fundamental es:

¿Cuáles son sus diferencias? ¿Qué resultados se obtienen?

El gerente tradicional está formado para la dirección y el control del desempeño de su gente, para conseguir los resultados predecibles de la compañía, es decir que responde a los planes de la empresa, ejecuta órdenes sin correr el riesgo de crear nuevos mundos.

El gerente-coach por el contrario, comprende que su compromiso con las personas de la compañía es lo que genera la posibilidad de producir resultados extraordinarios. Es decir que las legitima, y les apuesta a su persona y a la posibilidad de lo que podrían llegar a ser, en vez de anclarlos en lo que las limita. Su orientación esta puesta en el compromiso de las personas con los logros y su superación personal, e interviene para alinear al equipo en la visión común de la empresa. Corre el riesgo de apostar por los otros para la posibilidad de incrementar sus capacidades y crear en conjunto.

El gerente tradicional se enfoca en los premios o castigos, siendo también una manera de controlar la conducta del personal, es decir que trata de motivarlo con algo externo a su persona, (es como correr detrás de la zanahoria). Piensa que controlando la conducta de los otros podrá lograr resultados deseados. Entiende que las personas trabajan para él, y busca los resultados sin importarle los procedimientos.

El gerente-coach entiende que las personas pueden ser libres, responsables y comprometidas. Las forma en nuevas habilidades y destrezas comunicativas enseñándoles a comprometerse con la auto-superación, lo que implica el cambio de sus prácticas.

Desde ésta óptica, comprenden que el aprendizaje genera futuros promisorios.

Aprenden a hacerse cargo de sus responsabilidades y de sus roles porque aprenden a responder con consciencia al compromiso asumido. Entienden que los problemas en una organización  pueden transformarse en oportunidades de crecimiento  si  la relación entre las personas está basada en el compromiso y el respeto, y en el trabajo en equipo. El equipo aprende a ser protagonista del nuevo futuro, en lugar  de ser víctimas de las circunstancias actuales.

El gerente tradicional observa el futuro desde las estadísticas del mercado, basando sus predicciones en el pasado y en el presente, y así proyectando  un futuro que es más de lo mismo, tal vez mejorado. “En el mercado hay tendencias y vectores, pero está abierto a nuestra creación” y ésta parte es la que  se ignora, porque el foco esta puesto en las circunstancias actuales y sus limitantes.

El gerente-coach observa el mercado y el mundo en términos de nuevas posibilidades, entiende que las anomalías del mercado son fuente de oportunidad y se desafía para transformarlos en nuevos productos y servicios. Sabe escuchar al cliente, y por eso reinventa las ofertas asiduamente. Sabe crear un contexto adecuado recreando la confianza y le apuesta a los otros en su compromiso con la palabra empeñada, y sabe revocar sus compromisos a tiempo cuando no pueden cumplirlos. Aprende a liderar sus estados de ánimo para predisponerse a una acción efectiva.

Entiende que las personas pueden transformar su realidad, en la medida en que se comprometan con el cambio e incorporen nuevas habilidades comunicativas, destrezas y sensibilidades para mejorar e innovar en la gestión empresarial. Comprende que está para servir a un equipo creando una nueva cultura de valores que implica la transformación de las prácticas del “Ser”,  y  que es parte de la organización en un contexto de “Unidad” para tener una visión compartida con los logros.

Sabe que formar líderes es imprescindible para el continuo desarrollo de la empresa, del equipo, y de la cultura organizacional. Sabe escuchar cuando el cambio es necesario y seduce a las personas del equipo para que el aprendizaje transformacional pueda ocurrir.

Un cambio organizacional solo puede ocurrir si la dirección de la compañía tiene la conciencia de los beneficios que implican la transformación organizacional y un profundo compromiso con el cambio. Esto también requiere de la participación de todos los integrantes de la empresa de los diferentes niveles, desde el presidente, todos los niveles jerárquicos, y los niveles  de  supervisión, incorporando luego a los empleados y operarios con diseños de trabajos que se van relacionando de acuerdo a cada necesidad.

El gerente-coach externo es el encargado de diseñar y coordinar las acciones para guiar a las personas o grupos para que la coordinación general pueda entrenarse en la capacidad de producir resultados extraordinarios que no dependen de las circunstancias actuales sino del compromiso y de las habilidades comunicativas adquiridas de todos sus integrantes.

En las grandes compañías también se entrena y se forma a los líderes en Coaching Organizacional dentro del staff, para que en el futuro estos coach internos puedan brindar apoyo a los que necesitan como un procedimiento de aprendizaje y de mejoras continúas.

Contacto: ana@opulenceproducciones.com  

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar