20 de Septiembre de 2018

A+ A A-

LIDERAZGO EMPRENDEDOR: LA TRASCENDENCIA DEL LENGUAJE DE ACCIÓN

Valora este artículo
(1 Votar)

El lenguaje tradicionalmente nos habla de lo existente, es un medio de expresión y de comunicación, de lo que pensamos, sentimos o percibimos.

En nuestra concepción tradicional, el lenguaje describe la realidad y es pasivo.

_La nueva interpretación del lenguaje es una concepción “genérica” es decir que el lenguaje es también acción y genera realidades. La acción en el lenguaje genera ser. “El nos constituye y reconoce el poder transformador que tiene la palabra, hace que las cosas sucedan.”

¿Qué genera el lenguaje?

A través del lenguaje no solo hablamos de las cosas, sino que también alteramos el curso espontaneo de las cosas, hacemos que las cosas ocurran. Por ejemplo, al decir no o sí a alguien, estamos interviniendo en la dirección de los acontecimientos.

Podemos reflexionar sobre las oportunidades en que una persona, un grupo o un país cambiaron de dirección por lo que alguien declaro y se comprometió con su transformación.

Por medio del lenguaje participamos en el proceso del devenir, es decir que creamos el futuro, nuestra identidad, relaciones, visión, compromisos, nuevas posibilidades, futuros distintos, es decir nos abre a nuevos mundos.

Esta disciplina está basada en más de cuarenta y cinco años de investigación y trabajos garantizados por su Mentor él Dr. Fernando Flores, llamada: Diseño Ontológico, con quién tuve el honor de estudiar y trabajar.

Al afirmar que “el lenguaje crea realidades”, interpretamos que al decir las cosas de una determinada manera podemos abrir o cerrar posibilidades para nosotros mismos y para otros. Nuestra identidad personal es una construcción lingüista, una historia que fabricamos sobre nosotros mismos y sobre la dirección de nuestras vidas en el futuro.

Revisar esta interpretación en función del lenguaje como acción, como generador de realidad, implica observar y afirmar que nuestro “ser no es inmutable. Somos nuestras conversaciones, la manera en como conversamos con otros y nosotros mismos determina como somos”.

Es relevante saber interpretar el mundo en términos de nuevas posibilidades que nos abran a la invención de nuevos mundos. Se necesitan cultivar ciertas habilidades y sensibilidades que hacen a nuestra transformación y cambio de prácticas. El liderazgo emprendedor tiene que ver con la capacidad de que las cosas pasen. Estar en el lenguaje es estar en la vida.

El lenguaje transformador tiene que ver con cuatro actos del habla que son fundamentales para poder transformar nuestra realidad: el Pedido, la Declaración, la Oferta, y la Promesa, Cuando hablamos del pedido, podemos también decir, que surgen muchas conversaciones de juicios personales negativos al respecto del pedir que limitan nuestra posibilidad de accionar.

En el mundo profesional el recelo o a veces miedo de pedir paralizan muchas acciones que se podrían generar y que no se producen, en consecuencia, se pierde dinero y tiempo.

Esto que muchas veces pasa inadvertido, produce consecuencias serias en la coordinación de acciones de la gestión y producción. El saber pedir efectivamente implica el aprendizaje de cómo interpretamos la importancia que tiene el saber pedir, y cómo este acto comunicativo del pedir efectivamente transforma nuestra realidad y nos abre a nuevas realidades.

Así mismo sucede con las Declaraciones, a partir del acto declarativo se genera un mundo, y al no ser conscientes del impacto que tienen en nuestras vidas, perdemos la posibilidad de cambiar los nuevos mundos que queremos producir, ya que el acto de la declaración también transforma nuestra realidad, si somos competentes con las declaraciones que generamos y nos hacemos cargo de las acciones que debemos realizar para que ese nuevo mundo se transforme en realidad. Se necesita de un gran compromiso y fortaleza emocional para producir el cambio.

La Declaración del perdón es poderosísima para resolver cuestiones del pasado, la Declaración de posibilidad de algo que anhelamos, nos compromete, y dirige nuestra energía creativa hacia aquello que queremos lograr.

La Oferta nace por el amor a los demás, es un acto comunicativo en el cual quien ofrece debe garantizar condiciones de satisfacción. Para hacer una Oferta se requiere preparación emocional.

La Promesa es un acto del habla que también transforma nuestra realidad, tiene la capacidad de hacer el bien y/o el mal, por eso es muy importante saber reconocer su poder transformador, lo que presupone una habilidad del que promete. Uno se constituye como ser humano al prometer, la Promesa nos vincula a un nuevo futuro.

Como dice Fernando Flores: Lo que hay que hacer con la brecha entre hoy mañana es cosa nuestra. No basta con tener ideas, hay que diseñar y realizar nuevas prácticas.

Un Líder es alguien que transforma la realidad a través del lenguaje, hace ciertas declaraciones, ofertas, pedidos, y promesas. Un Líder genera una interpretación del presente, declara la posibilidad de un futuro diferente, y es capaz de generar confianza en otras personas.

Lo que necesitamos ahora más que nunca es potenciar a las personas como líderes que pueden crear el futuro, en lugar de simplemente "hacer frente" a las realidades de hoy. Líderes que pueden crear posibilidades que inspiren, se preparen y habiliten a otros en la acción para lograr comprometidamente los cambios en la invención de nuevos y mejores futuros.

 

Contacto: ana@opulenceproducciones.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar