21 de Junio de 2018

A+ A A-

LIDERAZGO: ¿PARA QUÉ ES IMPORTANTE ENTENDER DE COMPETENCIAS CONVERSACIONALES?

Valora este artículo
(1 Votar)

La gestión de las empresas y las habilidades implicadas en ella cambian a lo largo de la historia.

El mismo estilo que fue exitoso en un momento puede constituirse en la raíz de una amenaza en el futuro.

Frente a esto, el cambio cultural de una empresa se desarrolla a través de nuevas habilidades comunicacionales, destrezas y sensibilidades, para que el cambio ocurra produciendo resultados sin precedentes. Es decir se trabaja en el cambio paradigmático cultural.

En las empresas el estilo es la manera en cómo se coordina internamente y en cómo se colorea la percepción de lo posible y de lo que no es posible. Es de suma importancia saber captar los estilos envueltos en una organización o empresa, ya que éste nos abre o nos cierra posibilidades. En una organización se coordina y se colabora “conversando”, y es de suma importancia aprender a detectar la manera en cómo se conversa y se escucha dentro una organización.


Fernando Flores, Co-Fundador del Diseño Ontológico y Dr. en Filosofía del Lenguaje dice: “Las empresas grandes no tienen la enfermedad del conocimiento sino la enfermedad del alma. ¿Qué es esta enfermedad? No ver posibilidades en el futuro ya que el cambio acelerado los tiene cansados, los estados de ánimo negativos reinan y en consecuencia la confianza y el resto de las prácticas están deteriorados. Y luego nos dice: La habilidad central humana no está en el conocimiento, está en la movilización hacia el futuro”.

Él nos sugiere que los estilos son mutables y que tenemos la capacidad de reinventarnos expandiendo nuestras posibilidades y nuestros mundos. Tenemos que aprender a reconocer la capacidad de ver posibilidades y de redistribuirlas. Esta práctica nos conduce a la capacidad de cambiar los estados de ánimo lanzándonos a un futuro distinto que el predeterminado. Todo esto no sería posible si no reconocemos que “el poder está en nuestra capacidad de generar acción”.

La empresa Nike por ejemplo, marcó un nuevo estilo que produjo un resultado extraordinario con su publicidad “just do it” (sólo hazlo). La pregunta es: ¿cómo surgió esta innovación? Su compromiso cuando diseñaron el trabajo estuvo puesto en el valor que implica la acción de hacer las cosas, en vez de quedarse solo en el “decir” las bondades del producto. Interpretó que es necesaria la acción para experimentar los beneficios del producto. Es decir que a partir de éste slogan de “sólo hazlo” también creó un nuevo estilo de cómo vender las zapatillas. Por consiguiente desafió a un mundo nuevo de posibilidades en la experiencia de hacerlo. El valor de la zapatilla está puesto en la experiencia del caminar o el correr. La acción fue lo primordial, no sólo el decir.

La pregunta es ¿Cómo distinguir la necesidad del cambio? ¿Cómo producir el cambio?

Generalmente los quiebres, es decir cuando algo no está en armonía, nos llaman a la acción. También se puede caer en el entrampamiento de quedarnos en más de lo mismo, por creer que las cosas son de esa determinada manera. Esta mirada nos ancla en un punto de no inflexión y clausura la posibilidad del cambio. Es por eso que es importante aprender a distinguir cuando estamos atrapados en las conversaciones de no posibilidad y cuando estamos presentes con tomar acción haciéndose cargo de lo que elegimos cambiar o reinventar.

Sólo podemos cambiar si estamos realmente comprometidos con hacer un cambio, y ésto implica una declaración de posibilidad. La posibilidad es un estado creativo que una vez declarada, si nos comprometemos con las acciones que debemos ejecutar para que el cambio ocurra, cambia nuestro mundo. La distinción entonces es que todo cambio comienza con una declaración de posibilidad y de compromiso con el logro o resultado.

Para poder producir los cambios también es necesario un Diseño: “El diseño es la reflexión antes de la acción”. Es decir que el diseño es una actividad de práctica reflexiva que se basa en competencias conversacionales, como es el “escuchar efectivo” que sabe detectar lo que está faltando en lo que hacemos, anticipando nuevas posibilidades antes no vistas o no realizadas, inventando nuevas acciones, nuevas promesas, pedidos y reinventando nuevas ofertas. Es decir que el rediseño también está relacionado con la reinvención, con nuestra capacidad de reinventarnos y de reinventar los mundos. Para ello se requiere la competencia para diseñar y rediseñar de manera permanente conversaciones, antes y durante las mismas.

La propuesta conversacional ontológica y el Diseño Ontológico nace y se instaura en el mundo empresarial, organizacional y personal gracias al Dr. Fernando Flores, quién mencione anteriormente en este artículo y que fue uno de mis maestros en mi orientación profesional y como así también en los cambios producidos en vida personal.

El trabajo conversacional se encuentra en la esencia de las tareas que llevan a cabo los líderes, gerentes, y todos los integrantes de una organización. “La conversación es el alma de toda organización”. El saber diseñar diferentes conversaciones es una destreza fundamental para poder producir resultados extraordinarios, siendo ésta una habilidad esencial para la efectividad en el liderazgo y el gerenciamiento

Las competencias conversacionales están relacionadas con cinco actos del habla, es decir involucran una acción y cada acto lingüístico involucra compromisos sociales diferentes.

De acuerdo a la habilidad de como se ejecutan crean una nueva realidad o nos detienen en las conversaciones sin posibilidad. Hay cuatro actos del habla que transforman nuestra realidad, y estos son: Las declaraciones-las pedidos-las promesas-la oferta que somos-y las afirmaciones que pertenecen a los hechos. También dentro de las competencias conversacionales como lo mencione anteriormente es importante el saber escuchar efectivamente, como así también el saber producir una emocionalidad adecuada para la predisposición a que el cambio ocurra y el diseño de conversaciones.

Para poder producir este tipo de cambio de prácticas en el liderazgo y en la cultura organizacional implica el asesoramiento de profesionales en Coaching Ontológico y Diseño de Futuro.

Los verdaderos líderes emprendedores son aquellos que se comprometen en la invención o expansión de lo posible. El líder no solo participa en la reinvención de sí mismo, sino que al hacerlo transforma el espacio social en el que lidera. Abre nuevos espacios de posibilidades en donde otros pueden acceder a nuevas formas de ser y hacer.

Contacto: ana@opulenceproducciones.com 

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar