16 de Octubre de 2018

A+ A A-

LO QUE DEBERÍAS SABER SOBRE LIDERAZGO

Valora este artículo
(2 votos)

"Nuestra mayor debilidad consiste en abandonar. El camino más seguro al éxito es siempre probar una vez mas". Thomas Edison

La clave fundamental para transformar tus sueños o proyectos en realidad, es un profundo compromiso con la visión, con lo que deseamos crear y emprender, esto que parece ser tan obvio no lo es, porque muchas veces “supuestamente creemos” que estamos comprometidos con un proyecto o visión y cuando surge algún obstáculo que se interpone en nuestra visión, lo primero que solemos hacer es justificar el obstáculo, como si fuese el obstáculo la “verdad” de porque no es posible lograr los resultados. Es decir, que nuestro impedimento se convierte en nuestro propio límite, en nuestra creencia de que no será posible concretarlo.

¿Cuántas veces nos vemos atrapados en este tipo de conversaciones que impiden nuestro compromiso con el logro? Es relevante aprender a discernir cómo las creencias influyen en nuestras decisiones y como muchas veces nos cierran posibilidades. 

La pregunta fundamental es ¿Qué interpretamos por creencia?
Las creencias en su mayor parte son evaluaciones fuertemente arraigadas y opiniones. Las creencias no son verdaderas ni falsas y no puede ser "probadas" a diferencia de un “hecho” que se puede comprobar. Generalmente no hacemos este tipo de distinción con respecto a nuestras creencias y/o juicios de opinión y los interpretamos como si fuesen la “verdad”.

Cada vez que tomamos una decisión lo hacemos por nuestras evaluaciones al respecto, creyendo en el juicio que hacemos. Por eso es importante, saber reconocer que nuestras creencias pueden muchas veces limitar nuestros resultados, como así también impedir nuestra capacidad de acción.

Llevado a casos más extremos, las creencias las podemos observar como evidencia en la intolerancia política, religiosa y/u otras que llegan al extremo de destruir sociedades y comunidades, porque no escuchan ni aceptan los diferentes puntos de vistas, son intransigentes y por la tanto destruyen todo tipo de relación. Aquí cabe destacar, ¿cuáles son nuestras prácticas?

Si bien es imposible vivir sin nuestras creencias o juicios, el reinterpretar nuestras creencias o juicios, no como verdades, y si como diferentes puntos de vista, nos brinda la posibilidades de dudar de nuestras “supuestas verdades”, como así también aprender a ser flexibles y reflexionar con respecto a nuestros puntos de vista, y reconocer la diversidad y así ampliar nuestros horizontes, en consecuencia a los diferentes puntos de vistas.

¿Por qué esta distinción hace una diferencia en nuestros resultados?

Muchas personas están más comprometidas (con sus creencias) con su razón acerca de su punto de vista, y sin embargo “supuestamente” creen estar comprometidos con los resultados que quieren producir en su vida personal y/o profesional. Esto que nos pasa sin percibirlo (en transparencia) nos condiciona a la hora de comprometernos más con los resultados que con nuestras propias razones, y muchas veces así matamos la posibilidad de lo podríamos producir en el compromiso con el diseño de nuestro emprendimiento u obra.

Tenemos que aprender a distinguir que nuestros resultados están en función de nuestro compromiso con el logro y “no de nuestras razones”. Que nuestro futuro está en función de nuestras evaluaciones, es decir, de nuestras elecciones y de nuestro compromiso con el cambio o no.

Nuestro desafío individual y colectivo es aprender a valorar la diversidad de nuestros diferentes puntos de vista, que nos abre a nuevas alternativas, como así también al mismo tiempo aprender a desarrollar prácticas rigurosas en la comunicación para la coordinación de acciones colectivas dadas nuestras diferencias.

Tenemos que aprender a distinguir entre "alineación" que es una función del compromiso y el "acuerdo" que es en función de nuestras prácticas similares y compartidas.
Tener presente que nuestras creencias o juicios limitan nuestra capacidad de acción y en la medida que aprendemos a distinguir esta diferencia, nuestro mundo cambia.

Como dice Fernando Flores: Hay personas que oyen, pero no escuchan porque escuchan los prejuicios.

El crear un futuro en común requiere de un escuchar generoso con los otros, para poder compartir los diferentes puntos de vista en una visión en conjunto. Que nuestro futuro estará siempre en función a nuestro compromiso que nos induce a la elección y a las acciones que debemos ejecutar.

Aprendamos a reconocer que juntos podremos producir mucho más que individualmente, y no trabajar en oposición a otros. Lo que cambia al mundo son los compromisos con la acción de lo que queremos transformar para crear una nueva realidad.
 

Contacto: ana@opulenceproducciones.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar