22 de Mayo de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo

Proyectan una caída del consumo de hasta 1,7% en 2018

Valora este artículo
(0 votos)

Desde las consultoras W y Scentia aseguraron que la inflación será superior a la estimada y que la demanda se resentirá. 

La volatilidad financiera que se registra en los últimos días, con una devaluación del peso cercana al 10%, tendrá costos en la inflación, en la actividad y también en el consumo masivo, destaca Natalia Donato en una nota para cronista.com.

Si hasta hace diez días los analistas en la materia proyectaban ventas planchadas, con un dólar a $23 admiten que podría volver a ser negativo, como el año pasado.

Por lo pronto, el traslado a precios de la depreciación del peso será inmediato, pronosticó el director de la consultora Scentia, Osvaldo del Río, tras la presentación realizada en el 16º Encuentro Nacional Retailer en el hotel Hilton.

Si bien el año comenzó con cifras más alentadoras, que derivaron en que el primer trimestre cerrara con un alza en los volúmenes vendidos de 1,8%, abril volvió a marcar un descenso de 2,2% en la demanda de los productos básicos en los supermercados, autoservicios y almacenes.

El cuatrimestre cerró igualmente con un alza de 0,8% respecto del mismo período del 2017, pero hay que recordar que se parte de una base de comparación muy negativa.

"Va a ser un año de vaivenes, pero esperamos un cierre de 2018 negativo en 1,7%", aseguró Del Río.

En diálogo con un grupo de periodistas luego de hacer su presentación, el analista precisó que esta proyección fue ajustada en los últimos días, tras los vaivenes financieros y la suba del dólar. Hasta se momento, la consultora esperaba una variación del consumo de entre 1% y -1,3%.

Sucede que la suba del dólar generará en algunos rubros ya lo está haciendo traslado directo a los precios y no se espera que se cumplan las proyecciones realizadas por el Gobierno en materia de inflación.

Según la medición de inflación que realiza Scentia, en el primer trimestre los precios de las 195 categorías de productos que miden se incrementaron 5,6%.

Si durante lo que resta del año los valores de los productos mantienen la tendencia en alza, el aumento en estas categorías de alimentos y productos de tocador y limpieza podría oscilar entre el 20 y el 21%.

Este panorama repercutirá en el poder de compra de los consumidores, que se verían afectados por una caída en el salario real, debido a muchas paritarias cerraron en 15%. Si bien la mayoría contiene cláusula de revisión, los ajustes no serán automáticos, si la inflación supera lo acordado.

El economista Guillermo Oliveto, de la consultora W, también ofreció un escenario poco auspicioso para el consumo masivo. "Si bien el mercado ve que hay intenciones de controlar la inflación, está todo muy revuelto. Se espera un alza de precios de entre 20 y 21%. Con suerte, vemos un año estancado", aseguró.

Las proyecciones de Oliveto muestran un rango entre 0 y -1,5% para este año. Según él, el 2019 será mejor, ya que "estará toda la carne puesta al asador".

Con las elecciones mediante, el analista espera un año sin aumentos de tarifas y con decisiones de política económica que favorezcan el bolsillo de los consumidores.

La inflación siempre afecta a los sectores más vulnerables, que son los que destinan la mayor parte de sus ingresos a los consumos básicos. Los aumentos de tarifas y la posibilidad de acceso a los créditos hipotecarios mediante los préstamos UVA influyeron en que los consumidores destinen menos dinero al consumo masivo.

Según datos del Veraz mostrados por Del Río durante su presentación, de los 27 millones de individuos que cuentan con algún ingreso, el 80% gana hasta $25.800 mensuales y es en esa gran base de la pirámide donde se resintió el consumo.

En los estratos más altos, no cae la demanda, aseguró el director de Scentia.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar