12 de Noviembre de 2018

Habrá que mostrar una inversión para cobrar el "bono" de bienes de capital

Valora este artículo
(0 votos)

Se reintegra el 12 por ciento de la facturación. El Gobierno analizaba suprimirlo por razones presupuestarias, pero ahora quiere aprovechar y mejorar competitividad.

El ministro de Producción, Dante Sica, ya lo había advertido poco tiempo después de asumir, recuerda Natalia Donato en una nota para cronista.com.

El régimen de incentivo a la producción de bienes de capital, que consiste en un bono a los fabricantes de maquinaria por el 12% de la facturación, está en la cuerda floja.

No sólo porque no cuenta ya con el respaldo político que tuvo durante años, sino también porque las restricciones presupuestarias hacen inviable continuar con algunos programas.

De todos modos, no será eliminado de un día para el otro. El plan que tiene el secretario de Industria, Fernando Grasso, y que ya consensuó con Sica, es que a partir del año próximo un porcentajesólo se otorgue mediante bonos a quienes demuestren inversiones en investigación y desarrollo. Pero el cambio de modelo será gradual.

El primer año, un porcentaje mayoritario del sistema seguirá funcionando como hasta ahora y una porción menor estará atada a las inversiones, pero con el tiempo será mayor el porcentaje ligado a I+D.

Esta idea fue una forma de mantener incentivos a la industria metalúrgica, que desde la cartera de Hacienda buscan eliminar por completo por lo que implica en términos presupuestarios. El régimen vence en diciembre y Producción trabaja en el nuevo esquema, en diálogo con referentes de la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra).

Preocupada por la eliminación de este beneficio que tienen desde 2001, la entidad empresarial que dirige el vicepresidente 1º, Orlando Castellani, le presentó al Gobierno un informe que mide el impacto del régimen en la industria, y cuáles son las perspectivas hacia adelante.

"El régimen de incentivo a los bienes de capital es determinante para la dinámica sectorial, ya que como objetivo principal permite compensar las asimetrías productivas con Brasil. Modificar este esquema constituiría un cambio de fondo sumamente perjudicial, especialmente en el actual contexto económico", arranca el documento.

Entre los impactos favorables para el sector, el informe enumera: a) genera un fuerte incentivo al blanqueo de la cadena de valor y a la formalización de las empresas, ya que los bonos se perciben en relación con las ventas y pueden ser transferidos a los proveedores, b) favorece la inversión sectorial porque el bono permite la reducción de precios para los clientes, c) promueve la sustitución de importaciones y la generación local de valor, ya que la base de cálculo para el bono sube en la medida en que aumenta la integración nacional de la producción, y d) el régimen de incentivos está más que compensado por recursos generados por el sector.

Sobre este punto, Adimra aclaró que, si en 2018 el Presupuesto prevé una inversión de $4142,3 millones en el régimen, la industria aporta a la recaudación fiscal más de $19.000 millones por IVA, contribuciones patronales y Ganancias.

Sostener el nivel de empleo en momentos en que la industria despide personal fue otro de los argumentos planteados por Adimra para defender el régimen. Para cobrar el bono, una empresa tiene que preservar su plantilla de trabajadores -es condición-, por lo que el planteo es que al Estado le saldría socialmente más caro eliminar el régimen que sostenerlo.

Según el informe, "mientras en el grupo de fabricantes de bienes de capital el empleo creció 7,5% entre 2012 y 2017, el empleo metalúrgico en general se contrajo 6,2%".

Una de las objeciones que planteó Sica al régimen es que son pocas las empresas las que cobran el beneficio, y ahora ni siquiera es auditado. Para contrarrestar esta afirmación, Adimra asegura que el 72,5% de los bonos solicitados y gestionados a través de la ventanilla de la cámara corresponden a empresas pymes de menos de 100 ocupados, "todas ellas con participaciones inferiores al 2% en el beneficio total asignado, lo que refleja una clara atomización y llegada a este grupo de firmas".

Con respecto a la inversión en I+D que el Gobierno requerirá para otorgar el beneficio, la cámara aseguró que sólo 24% de las empresas es considerada "innovadora" y 27%, "potencialmente innovadora".

"Es acotado lo que una empresa puede invertir en I + D porque no estás permanentemente trayendo tecnología nueva", consignó el vicepresidente 3º de Adimra, Sergio Vacca, al remarcar la fuerte preocupación del sector al respecto.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar