16 de Enero de 2018

Hacer un envío a Paraguay o Uruguay sale hasta un 50% menos

Valora este artículo
(0 votos)

A causa de distintas medidas arancelarias de los países vecinos, algunos servicios online ofrecen una ventaja al consumidor argentino.

Los viajes de compra a Chile y a Paraguay para comprar cualquier producto son un clásico.

Pero especialmente en lo que a tecnología se refiere: en esos países, computadoras, celulares, tablets y algunos electrodomésticos son considerablemente más baratos que en el país.

Aunque ahora la quita de aranceles en computadoras equilibró un poco la balanza: ya no es tan conveniente ir a Chile.

Pero respecto a Estados Unidos la diferencia sí sigue siendo significativa. Los que pueden viajar, por ejemplo, pueden comprar el iPhone a un 50% del precio que se vende en la Argentina, que tiene un precio récord.

En otras categorías la diferencia es menos significativa pero sigue siendo relevante.

Unir las dos estrategias es, ahora, la manera preferida de comprar productos en el exterior. Se trata de una triangulación de compras utilizando servicios que hoy se ofrecen por Internet en los países vecinos y aprovechando las reglas de importación más flexibles que las que existen en la Argentina.

Uruguay siempre estuvo cerca

Por su cercanía, el mejor ejemplo es el de Uruguay. Allí, los pedidos que salgan menos de US$ 200 y no sean usados para intenciones comerciales -y que no pesen más de 20 kilos- no pagan impuestos adicionales según el decreto 365/2014 y 336/2015.

Usando un servicio como Gripper o Urubox que tienen un PO BOX en Estados Unidos -y que ofrecen el servicio puerta a puerta en el país vecino, cobrando por peso del pedido a traer- se pueden traer productos que, o no se consiguen en el país, o que son abultados para utilizar un servicio como Grabr, o directamente mucho más caros.

La metodología es fácil. Si uno quiere, por ejemplo, comprar una computadora Lenovo (como esta IdeaPad 110 que en la Argentina sale $12.000) se puede pedir por Amazon o un retailer como Best Buy y enviarlo a la dirección que proveen estos servicios en Estados Unidos, con los datos del track number.

Desde allí, las empresas los envían al país vecino y se puede abonar los gastos de envío (unos US$ 20 si el paquete pesa menos de 5 kilos; a medida que sea más pesado se paga menos, no más) y unos US$ 10 adicionales por handling en varios bancos o ventanillas habilitadas.

No hace falta ser ciudadano uruguayo porque el trámite de nacionalización lo realizan las mismas empresas a las que uno contrata el servicio.

Recibir el paquete en nuestras casas subiría considerablemente el costo pero conviene utilizar, para eso, las ofertas de viajes a Montevideo.

En servicios como Colonia Express se ofrecen boletos de ida por $700 y de vuelta por $600; un viaje ida y vuelta termina saliendo $1.500: se disfruta un chivito uruguayo y se trae una notebook bajo el brazo, todo por menos de lo que cuesta comprarla acá.

Si se aprovechan las vacaciones a algún destino turístico -unos 2,5 millones de argentinos van a veranear en el país vecino-, el costo de ir y venir está dentro del presupuesto mismo de las vacaciones.

Una alternativa que conviene estudiar

En Paraguay sucede algo similar pero, por la distancia y por la poca asiduidad con la que los argentinos eligen ese destino para irse de vacaciones, hay que estar más atento a las ofertas de las low-cost para viajar a Asunción.

Si se consigue un buen pasaje -hay ofertas desde $3.500- habrá que analizar si el producto que se quiere pedir -o varios- hacen valer la diferencia.

En ese caso, los servicios usados en ese país son Asunción Box o Pack Link que manejan costos similares, también por peso.

Algunos de estos servicios, incluso, ofrecen el plus de nacionalizar el producto en Asunción y mandar por courier a otros países las encomiendas: habrá que analizar, en ese caso, si es más barato moverse hasta Asunción -un vuelo de dos horas- o pagar el costo de envío a Buenos Aires.

Lo cierto es que, para los que quieran hacer un cambio en productos tecnológicos clave, comprar ropa o algún producto puntual que simplemente no se consiga en el país, hay una alternativa más que tener en cuenta: si no convence el puerta a puerta, si Grabr no genera confianza, se puede hacer una "triangulación" de compras para adquirir los productos que se están buscando.

Fuente: www.infotechnology.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar