21 de Febrero de 2019

Usuarios apenas cubren la mitad del costo energético

Valora este artículo
(0 votos)

A fines de 2018 los consumidores eléctricos cubrieron el 52% de los costos de generación, mientras que el Estado nacional se hizo cargo del resto.

Los subsidios energéticos treparon de $123.610 millones a $184.314 millones. El Gobierno, igual celebra. Ya se prevén más aumentos.

Aunque el Gobierno nacional ajustó fuertemente las tarifas de luz y gas, al cierre de 2018 se incrementaron 49% los subsidios a la energía y los usuarios llegaron a cubrir a penas la mitad de los costos de generación, lo que implica que habrá nuevos aumentos en los próximos meses.

En 2018 ambos servicios sufrieron ajustes del 67% para el gas y por encima del 50% en el caso de la luz. En el mismo período, los subsidios energéticos crecieron 49%, al pasar de $123.610 millones a $184.314, según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso a los que accedió ámbito.com. En términos reales, descontada la devaluación, el incremento real de los subsidios energéticos fue del 11%.

La ampliación de los aportes estatales está explicada fundamentalmente por el crecimiento de los subsidios al gas, que subieron 66,7%, y a la electricidad, que treparon 38,6% en un solo año.

Si se tiene en cuenta que la ejecución anual presupuestaria de los subsidios energéticos fue del 97,1%, el gasto del Estado en este rubro debió ser mayor.

Oficina de Presupuesto del Congreso nacional

Un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) sobre los gastos e ingresos del Poder Ejecutivo detectó que hasta diciembre los subsidios energéticos crecieron $58.223 millones, un 45% más en el acumulado interanual y 14,7% menos frente al mismo mes del 2017.

“Mientras que disminuyeron un 20,5% (total $19.594 millones) las transferencias realizadas por el programa de Incentivos a la Producción de Gas Natural (Ex -Plan Gas) que subsidia la producción de gas no convencional, debido a la devaluación aumentaron las transferencias a IEASA, la exENARSA, un 309,8% en un año (total $51.468 millones). A CAMMESA le enviaron un 36,9% más (total $ 103.095 millones), lo que constituyen subsidios indirectos al consumo de energía de los hogares, influenciados por el impacto de la devaluación sobre el costo de la energía (electricidad y gas)”, destacó la ASAP.

Los aumentos a CAMMESA e IEASA están vinculados a la devaluación de la moneda y su impacto en los combustibles. Sin embargo, en ambos casos se observan incrementos interanuales por sobre la devaluación del peso en el mismo periodo, que pasó de $ 17,49 a $ 36,45 (+108%). “Esto sugiere un incremento real en los subsidios que puede observarse también en el mayor monto anualizado en dólares para CAMMESA e IEASA”, remarcó la Asociación.

Electricidad

El último informe del Instituto Argentino de Energía “General Mosconi” es revelador. Allí se indicó que los sucesivos aumentos de tarifas de luz durante el Gobierno de Cambiemos todavía no logran cubrir una mayor proporción del costo de generación eléctrica. Es más, cada año que pasa se cubre menos, a pesar que las boletas se tornaron -y tornarán- impagables para muchos usuarios y empresas.

En el costo de generación está la explicación. Los números de diciembre reflejan un incremento del 111% del “costo monómico medio” frente al mismo mes de 2017. En tanto, el precio promedio que paga la demanda (residenciales + industrias) escaló 66%. Por su parte, el índice de precios internos mayoristas (IPIM) subió 73% y la devaluación del peso fue mayor al 100%.

Con estos valores, el Instituto determinó que a fines de 2018 los usuarios eléctricos que pagaron sus facturas aumentadas cubrieron solo el 52% de los costos de generación, mientras que el Estado nacional se hizo cargo con subsidios del 48% restante. Un año antes, en diciembre de 2017, la demanda cubrió el 67% de los mismos costos de generación eléctrica y el Estado subsidió el 33% complementario.

“A pesar de que los precios que paga la demanda por la energía eléctrica aumentaron, la recuperación de los costos no ha logrado avances al momento debido, entre otros, al impacto de la devaluación del peso en los combustibles. En este sentido, el esfuerzo que ha hecho la población en pagar la recomposición tarifaria no ha logrado aún su objetivo primordial: cubrir un mayor porcentaje del costo de generación”, sentenciaron en el Mosconi.

Gas

En 2013 la factura de gas llegaba con un 47% de subsidios. Cuando asumió Juan José Aranguren en al extinto Ministerio de Energía el Estado subsidiaba el 81% del costo de gas. Luego de los primeros retoques a las tarifas la ayuda estatal se redujo a un 44%. En algunos casos era 4 puntos menos.

Con la segunda oleada de aumentos en 2018 se pronosticó que los subsidios bajen al 30%.

“El precio del gas es el corazón del problema. Una mayor oferta de gas haría bajar el precio y con eso podría reducirse tanto el gas que pagan los usuarios residenciales como el que pagan las usinas eléctricas para generar energía (64% se genera con gas)”, explicó el economista Julián Rojo, del IAE.

Sin embargo, la producción convencional de gas está en baja. La oferta solo aumenta por los subsidios para los proyectos de shale gas en Vaca Muerta, que están establecidos en la Resolución 46/2017 de Aranguren, y que ahora el Gobierno se propone recortar. Este es uno de los motivo de enfrentamiento con las petroleras como Techint con Mauricio Macri.

Para Rojo, la obsesión del Gobierno para cumplir la meta de déficit 0% con el FMI llevará a una abrupta poda de los subsidios a la oferta (upstream gas) y a la demanda (electricidad - Cammesa).

“Intentará avanzar en la reducción (lo cual implica ciertas tensiones políticas) con el objetivo de reducir el riesgo que una variación en el tipo de cambio o un salto en los precios internacionales vuelva a disparar los subsidios en pesos y con eso corra riesgo de incumplimiento el acuerdo”, advirtió el consultor en energía y servicios públicos.

NOTAS RELACIONADAS:

Nación le comprará gas a las distribuidoras

Continúan los cambios en la estructura de la Secretaría de Energía

En el Ministerio de Hacienda reniegan del aumento de los subsidios, pero celebran los resultados de la balanza comercial energética. Aunque tuvo un déficit de u$s 907 millones, en el cierre del 2018 se redujo 27,9%, al caer de u$s -3.246 millones a u$s -2.339 millones. Crecen al mismo tiempo las exportaciones y las importaciones.

A cuenta de futuro aumentos

Este mes entró en vigencia un incremento del 32% en la luz en el área metropolitana. En marzo se espera que encarezca un 8,5% más. A lo largo del 2019 habrá más ajustes. Uno en mayo y otro en agosto, con lo que el alza total hasta esa fecha superaría el 55%.

La próxima suba de gas se definirá luego de la audiencia pública prevista para el martes 26 de febrero. El reajuste contempla a los segmentos de transporte y distribución, exclusivamente, con el fin de mantener en moneda constante el nivel tarifario durante el quinquenio a partir de abril de 2019.

Se habla de 35% promedio por cada factura hogareña. La subasta de gasta que prepara Gustavo Lopetegui desinflaría hasta 5% el ajuste.

Rojo consideró indispensable tener en cuenta dos factores en simultáneo: la producción y el bolsillo de la gente. “No parece ser razonable que la demanda residencial pague la energía más cara respecto a las otras categorías, lo que se da principalmente en gas, pero también en electricidad”, concluyó.

Fuente: ambito.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar