15 de Diciembre de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo

Un 44% de los líderes argentinos toma decisiones irracionalmente

Valora este artículo
(0 votos)

Según estudio de la Universidad Siglo 21, buena parte de los ejecutivos no suele realizar una búsqueda de información profunda al momento de tomar una decisión estratégica. Acostumbra acudir a la intuición o a la espontaneidad.

¿“Cogito ergo sum (pienso, luego existo)”? Las decisiones estratégicas en los altos mandos de las empresas implican, en la teoría, un proceso racional con el objeto de arribar a la mejor elección posible.

Sin embargo, las determinaciones que toma gran parte de los líderes argentinos en el seno de las organizaciones ponen en cuestionamiento aquella premisa, basada en el postulado de René Descartes: el 44% decide de forma irracional, privilegiando en muchos casos la intuición, concluye un estudio del Observatorio de Tendencias Sociales y Empresariales de la Universidad Siglo 21.

De acuerdo al sondeo, que abarcó a unos 800 directivos y CEO de todo el país, el 44% no alcanza a realizar una búsqueda de información profunda y exhaustiva, el 40% no logra realizar un análisis de la información obtenida, el 44% no genera alternativas posibles en el análisis, y casi el 39% no usa criterios analíticos rigurosos al momento de optar por una opción.

“En la alta dirección en las escuelas de negocios se recomienda llevar adelante un proceso racional y que la decisión se debe gestionar con calidad. Pero en el estudio encontramos que el proceso supuestamente racional es un ideal porque en la práctica no es así”, dijo Carlos Spontón, uno de los investigadores a cargo del estudio.

Al mismo tiempo, el relevamiento da cuenta de que 1 de cada 3 líderes no usa métodos que aseguren la calidad de sus implementaciones, dado que no buscan profundamente información de manera exhaustiva para garantizar los buenos resultados, ni generan alternativas. El 40% no analiza la información obtenida, por lo que se aumenta la capacidad de gestionar el riesgo inherente a esa decisión, remarca Siglo 21.

También el tamaño de la empresa impacta en las decisiones de sus directivos: los pertenecientes a las grandes compañías muestran valores más altos en la racionalidad procedural y en la consiguiente calidad de implementación. Por ejemplo, en un 33% de micro-empresas se encontró una “racionalidad procedural alta”, en comparación con el 48,6% de grandes empresas.

En cuanto a los estilos, el estudio identifica cinco: espontáneo, evitativo, intuitivo, dependiente y racional. Se den cuenta o no, los directivos tienen un patrón individual repetitivo de conductas que activan durante el proceso decisional, que condiciona tanto a la forma como al resultado de la decisión.

”En la actualidad, la mayoría de los investigadores coinciden en afirmar la conveniencia de tener un ‘estilo racional’ si se quiere tomar decisiones de calidad. Pero esto también es controvertido, sobre todo al momento de valorar la importancia de la ‘intuición’ propia de aquellos directivos considerados “idóneos” en su puesto de trabajo. A su vez, el “estilo” es algo que se puede reeducar y mejorar”, sostiene Spontón.

Así, por ejemplo, el estudio demuestra que los directivos con estilo racional alto en un 75% tienen calidad de implementación de la decisión; los ejecutivos con estilo espontáneo alto presentan significativamente más apetito al riesgo que aquellos que no tienen este estilo y tienen valores más bajos en la calidad de implementación (61% vs. 75%) que los que tienen estilo racional alto; los directivos con alto estilo intuitivo: son los que presentan un porcentaje más bajo de conductas propias de la racionalidad (menos del 29%).

NOTAS RELACIONADAS:

Estos emprendedores inventaron la primera máquina para cocinar patisserie

Empresas familiares y centenarias: claves para sostenerse entre vaivenes económicos

En el análisis del estilo dependiente alto, la muestra detectó que las mujeres tienen mayor tendencia a consultar, buscar ayuda y consejo en otras personas, al momento de tomar decisiones estratégicas. Por último, sólo el 5,5% de la muestra manifiesta un estilo evitativo alto en las decisiones estratégicas (los hombres son más postergadores que las mujeres).

Por último, hay un dato que no se debería soslayar a la hora de analizar los resultados de la muestra: el cambiante contexto argentino y la idiosincrasia histórica del argentino medio.

“Los datos que arrojó el estudio están atravesados por una coyuntura argentina marcada por la incertidumbre constante. Cada decisión implica asumir riesgos futuros, porque no sabemos los cambios que vendrán y cómo va a ser el año que viene coma entonces, hay que tomar decisiones asumiendo riesgos. Por otro lado, creo que también la idiosincrasia argentina no pasa por ser muy formal, racional y procedimental para tomar decisiones sino que tiene que ver con la espontaneidad o la intuición”, concluye Spontón.

En ese sentido, los líderes que cuentan con mayor “inteligencia de riesgo” logran mayor calidad en las elecciones estratégicas y en las implementaciones. Esto es, predecir la capacidad de tomar buenas elecciones en situaciones de incertidumbre y complejidad. Pero solo la mitad de ellos utilizan métodos cuantitativos para estas evaluaciones, remarca el sondeo. 

Fuente: ambito.com

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar