12 de Noviembre de 2018

¿Se paraliza el Congreso de EE.UU.? Para los mercados financieros, es perfecto

Valora este artículo
(0 votos)

Los operadores ahora podrán concentrarse otra vez en lo que realmente les preocupa: la Fed y China.

Se ve que habrá una paralización legislativa; ese el consenso que resulta de las elecciones de medio término estadounidenses. Con la cuestión parlamentaria fuera del camino, los mercados financieros pueden volver a concentrarse en lo que realmente les preocupa: la política de la Reserva Federal y la tensión comercial entre Estados Unidos y China.

Esos dos conductores del ánimo de los mercados finalmente determinarán si Wall Street y las acciones globales pueden ampliar su reciente rebote después del brutal desempeño de octubre. El resultado de los comicios probablemente derive en un dólar más débil y rendimientos de bonos constantes, lo cual servirá de ayuda.

Una derivación muy importante de la decisión dividida del martes —los demócratas tomando el control de la Cámara de Representantes y los republicanos manteniendo una mayoría del Senado— es que disminuyen las posibilidades de un mayor estímulo fiscal.

Cuando los primeros datos del martes a la noche sugerían que inesperadamente los republicanos podían retener la cámara baja, lo que abría la puerta a una segunda ronda de recortes de impuestos, los rendimientos de los bonos registraron un breve salto y el dólar subió.

Si bien la inversión en infraestructura bien puede emerger en el próximo Congreso, un punto clave a tener en cuenta es que ahora empieza la campaña para las elecciones presidenciales de 2020. Es poco probable que de acá en más los demócratas ayuden significativamente a fortalecer la economía y a que Donald Trump tenga más chances de ser reelecto.

Eso significa que la economía norteamericana entrará en el año 2019 con un menor viento de cola proveniente de los recortes de impuestos. A su vez, esto eleva las probabilidades de que el ciclo de endurecimiento de la Fed esté llegando a su fin y que los rendimientos de los bonos estén cerca de un pico.

Para los mercados globales, la consecuencia más importante es que la fuerte tendencia alcista del dólar podría pronto llegar a su fin. Para las economías del mercado emergente, muchas de ellas muy endeudadas en dólares, eso es una buena noticia, y la primera reacción de los mercados de acciones y monedas asiáticos fue positiva después de que se supieron los resultados electorales.

En términos de valuaciones, las acciones globales fuera de EE.UU. se ven mucho más atractivas que los papeles de Wall Street. La primera ronda de recortes de impuestos de Trump provocó una gran divergencia entre EE.UU. y el resto del mundo en términos de desempeño económico. Si el endurecimiento de la Fed pierde ritmo y la economía global mejora, la brecha entre EE.UU. y el resto del mundo podría achicarse.

Para Trump, que a menudo sostiene que la solidez del mercado de acciones es un barómetro de sus políticas económicas, un resultado interesante de la paralización podría ser que los inversores se alejen de EE.UU. y busquen acciones extranjeras más baratas.

La atención de los inversores ahora gira hacia la última declaración de política de la Fed que llega este jueves.

Se puede esperar un mensaje de que las tasas de interés estadounidenses subirán en diciembre, el mismo mes que el Banco Central Europeo pondría fin a su programa oficial de compra de bonos. El año, por lo tanto, terminará con los dos grandes bancos centrales retirándose de la era del dinero barato.

NOTAS RELACIONADAS:

El encuentro entre Trump y Xi en el G20 será de "gran importancia"

Estados Unidos inicia revisión de aranceles al biodiésel argentino

Luego, a fines de este mes, los mercados observarán de cerca si Estados Unidos y China suavizan la tensión comercial en la cumbre del G20 en Buenos Aires.

El comercio sigue siendo una incertidumbre, un tema que mencionaron muchas empresas estadounidenses durante la última temporada de anuncios de resultados. La economía china desacelerándose y el debilitamiento del yuan también dañaron el ánimo de los mercados globales, especialmente en la eurozona que tanto depende de las exportaciones.

Trump probablemente no abandone su dura postura hacia China. Además, ése es un asunto en el que cuenta con el apoyo de muchos demócratas.

La rivalidad entre EE.UU. y China probablemente se intensifique —y, a menos que veamos cierto alivio en este tema, los mercados podrían cerrar este año con un par de meses duros y con un panorama incierto para 2019.

Fuente: Michael MacKenzie / Financial Times

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar