18 de Julio de 2018

Al borde de la quiebra por endeudarse para apostar al ascenso a emergentes

Valora este artículo
(0 votos)

Esperaban revertir rojos por devaluación en acciones. Pero el costo de la palanca era insoportable.

Empezaron a vender y el mercado bajó 20 por ciento en una semana, señala Mariano Gorodisch en una nota para cronista.com.

La baja entre el 21 de junio y el 2 de julio tuvo como protagonistas a los caucionados. Aún continua esa situación de stress en las cuentas. Hubo mucho apalancamiento de clientes que creyeron en "Argentina emergente" y eso generó que se endeudaran por encima de tres cuartos de su capital.

Hubo cuentas que cayeron 50% en una semana. En las grandes sociedades de bolsa la mesa monitoreaba esto y salieron a respaldar a ciertos clientes productores y les daban tiempo para integrar o cerrar posición con garantías propias, ya que tenían clientes apalancados 11 a 1 por la caída. O sea, el mercado caía 9% más y fundían y el agente bursátil debía responder. En parte la caída se aceleró en algún momento por esto.

"Nuestra mesa monitorea cada caso por un sistema de algoritmo que nos avisa. Igual hay otros brokers más rudimentarios que la pasaron mal", cuenta uno de los Alyc top.

"Se tomaba deuda sobre su tenencia aforando cada vez menos, pero incrementando su palanca, esperando que el efecto sorpresa de Argentina emergente impactara en la plaza, pero así estaban varios inversores en el mercado, esperando que la noticia de la sorpresa permitiera revertir las fuertes pérdidas por la devaluacion en acciones", cuentan en la City.

Lo que hicieron fue comprar con más deuda a medida que el shock cambiario se cargaba a la renta variable y eso disparó la palanca de muchas cuentas. Finalmente, sucedió lo inevitable, cuando se dio la sorpresa muchos intentaron reducir la palanca, pero "se cargaron" al mercado, porque encima tuvieron la mala suerte que en medio de ese proceso el BCRA subía la tasa al 47% y la caución se disparó al 55%.

El costo de la palanca era insoportable y empezaron a vender: eso hizo bajar al mercado 20% en una semana, quedando las cuentas al borde de la quiebra. Las mesas de los brokers comenzaron a apretarlos para que desarmen, y no había demanda.

Fue lo que los norteamericanos llaman un "margin call" con cuentas apalancadas por la abrupta baja de mercado. Aún hay secuelas, hay clientes con apalancamiento a 10/11/12 y esa anomalía obliga a realizar ventas, pero ya no es tan masivo como antes: está más contenido.

NOTAS RELACIONADAS:

Economías emergentes sufrirán con nuevos aranceles comerciales

Inversiones: carteras para enfrentar el segundo semestre

La gente estuvo muy nerviosa, pero los brokers con mesa profesional resistieron bien. Por ahora, si algo pasó, lo ocultaron con garantías de los propios brokers. Pero no se habla mucho en el mercado de quebrantos por ahora. "Si hay un muerto, lo tienen bien cubierto bajo tierra, no se ven diarios manchados con sangre por ahora", ilustran los mesadineristas.

El analista Pablo Wahnon detalla que los inversores de fundamentos en acciones argentinos que además tomaron caución quedaron heridos: "Las noticias de algunas empresas eran buenas en cuanto a sus balances, pero el mantener la caución seguía el ritmo de bola de nieve de las Lebac. Al derrumbarse el mercado, tuvieron que vender, lo cual originó una sobreventa y ahora algunos se cuestionan si algunas empresas ya no quedaron demasiado baratas".

Sostiene que, en ese escenario, algunas compañías anunciaron recompras de sus acciones, como es el caso de Pampa, TGS , Arcor, Comercial del Plata, Cresud, Macro, Transener y Edenor. "No se hasta dónde bajará el mercado, pero las empresas se destruyeron en dólares como las propiedades entre 2002 y 2004. Tanto que comenzaron movimientos de recompra".

Mauro Mazza, de Bull Market, advierte que hay $2800 millones en deuda, cuando lo normal son $1000 millones, el equivalente a un día de operatoria: "El problema es cuando sube la tasa de caución, de la deuda, y encima los papeles bajan, es una Doble Nelson. Así está hoy el mercado, nadie quiere largar los papeles, pero la deuda se los va comiendo de a poco, y apenas sube algo, buscan desarmar y se tiran la posición en contra, entonces la demanda se corre y espera mejores precios".

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar