19 de Agosto de 2018

Los mercados emergentes ofrecen oportunidades en el mediano plazo

Valora este artículo
(0 votos)

Éste quizás no sea el momento de perder la fe mientras las acciones parecen estar baratas en comparación con los papeles estadounidenses.

Los mercados emergentes se están desacoplando, pero no de la manera que se suponía.

Quienes son memoriosos recordarán la teoría del "desacople" de la década pasada. Floreció en plena moda de los Brics, el grupo de países compuesto por Brasil, Rusia, India y China, y durante la prolongada racha alcista en los mercados emergentes.

La idea era que el mundo emergente finalmente se había desacoplado de Occidente. En vez de depender de los mercados desarrollados para alimentar sus economías impulsadas por las exportaciones y los recursos naturales, los mercados emergentes grandes se podían convertir en economías impulsadas por el consumo.

Al fortalecer sus propios mercados internos, mejorar la infraestructura y elevar el consumo de su creciente clase media, podrían crecer incluso cuando el mundo desarrollado entraba en recesión.

Este razonamiento ayudó a que los mercados emergentes tuvieran un desempeño radicalmente superior al de los mercados desarrollados desde 2002, después de que se había desplegado la ola de crisis.

Las acciones y bonos emergentes también tenían la crucial ventaja de que eran baratos.

El problema era que no estaban verdaderamente desacoplados. Por el contrario, una línea que muestra el desempeño relativo del índice MSCI de mercados emergentes en relación con su índice para el mundo desarrollado se movió de manera perfectamente alineada con la línea del mismo índice del mundo desarrollado, desde 2002 hasta el año de la crisis de 2008.

En otras palabras, los mercados emergentes eran una apuesta redoblada a los mercados desarrollados, y no una alternativa desacoplada a ellos.

El estímulo de emergencia de China en 2008 interrumpió el patrón, porque los mercados emergentes rebotaron antes que el mundo desarrollado. Pero desde 2012, el patrón se revirtió. Los mercados emergentes finalmente se desacoplaron, pero no en el sentido deseado. Ahora sabemos que los mercados emergentes pueden tener un peor desempeño a pesar de que a los desarrollados les vaya bien.

En los últimos tres meses hubo una caída totalmente contraria a todas las conjeturas de la primera década de este siglo. Los mercados emergentes tuvieron un desempeño 15% inferior al mundo desarrollado, incluso cuando Estados Unidos muestra señales de robusta solidez.

En cuanto al retorno total, el S&P 500 volvió a su máximo de enero, mientras que los mercados desarrollados de Europa, Australasia y Lejano Oriente están 8% abajo, y los mercados emergentes 15% menos. Ese es un tipo de desacople poco grato para los inversores en emergentes.

La pregunta es qué hay detrás de eso. Una respuesta es la divergencia entre las economías de China y EE.UU. A las autoridades chinas les preocupan tanto los efectos del endurecimiento de la política monetaria, que ellas mismas están activamente revirtiendo el proceso. Es poco probable que suceda eso en Estados Unidos.

Si hay inquietud por China, entonces los mercados emergentes de Asia y Latinoamérica que dependen del gigante oriental también se verán golpeados.

También es tentador echarle la culpa a la mayor tensión comercial. Los mercados emergentes sin duda se beneficiaron del comercio, la globalización ayudó a todos, en especial a China. Cualquier riesgo de guerra comercial puede ser negativo para todos, pero es peor para los mercados emergentes, por lo que tendrán un desempeño inferior si las tensiones comerciales se incrementan.

Pero quizás el mayor causante sea una relación que se mantiene constante con el dólar estadounidense. La gran racha alcista que tuvo el mercado emergente desde 2002 hasta 2008 coincidió con una espantosa racha para el dólar. La desaceleración de los mercados emergentes desde 2011 coincidió con un prolongado período de solidez del dólar.

Y el año pasado, mientras las acciones del mundo subían en línea recta con mínima volatilidad, el dólar se derrumbó y los mercados emergentes tuvieron un mal desempeño.

La fortaleza del dólar volvió este año en un momento en que la Reserva Federal endurece la política monetaria, mientras que los mercados cambiarios impiden los efectos potenciales de los mayores aranceles. El dólar fuerte se superpuso con el último desarme de posiciones en los mercados emergentes.

Eso es una vergüenza porque muchos comentaristas, incluso yo, que habían defendido a los mercados emergentes con el argumento de que estaban baratos. Las acciones norteamericanas empezaron el año peligrosamente caras, mientras que los mercados emergentes, atractivamente baratos. Hasta ahora, el que compró la ganga en enero no obtuvo un buen resultado.

¿Esto significa que deberíamos animarnos a actuar de acuerdo a nuestras convicciones y comprar mercados emergentes ahora, que están incluso más baratos?

Según Research Affiliates, el múltiplo de ganancias ajustado por el ciclo del índice MSCI de mercados emergentes ahora es de 13,7, ubicándose en el percentil 25. En otras palabras, las acciones del mercado emergente han estado más caras de lo que están ahora el 75% del tiempo.

NOTAS RELACIONADAS:

La lira turca cae a la par del conflicto con Estados Unidos

Morgan Stanley: riesgos, inflación y oportunidades en acciones argentinas

En comparación, los papeles estadounidenses se negocian a un múltiplo ajustado por el ciclo de 31,9, ubicándolo en el percentil 97.

Estas valuaciones ofrecen una excelente guía sobre cuáles son los probables retornos para el mediano plazo. Para aquellos que verdaderamente pueden darse el lujo de esperar a que el mediano plazo los rescate, los mercados emergentes están a buen precio.

Para todos los que quieran embarcarse en la difícil tarea de operar en el mejor momento, es posible invertir en mercados emergentes sin la seguridad de que la solidez del dólar llegará a su fin.

Para eso hay que tener confianza de que la guerra comercial se puede evitar y que la Fed dejará de endurecer la política monetaria; por lo tanto, es probable que los mercados emergentes por un tiempo estén a buen precio.

Fuente: John Auters / Financial Times

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar