25 de Marzo de 2019

Los plazos fijos crecieron casi un 4% por un dólar calmo y la tasa de interés

Valora este artículo
(0 votos)

Los depósitos a plazo fijo del sector privado están mostrando un buen desempeño en durante los primeros días de enero.

El stock de este instrumento está creciendo a una tasa del 3,91% mensual con respecto al promedio de diciembre y ya superó el billón de pesos ($1,008 billón, para ser más precisos).

Este incremento se da en un marco en el cual prevalece la estabilidad en el tipo de cambio y en donde el Banco Central comenzó a reducir gradualmente la tasa de referencia de la economía, que el miércoles cerró en 58,78%.

Federico Furiase, director de la consultora Eco Go, sostuvo que “lo que se ve es que hay una aceleración en el margen de crecimiento de plazos fijos, después de una pausa por el aumento de la demanda transaccional de dinero de diciembre”.

El economista explicó que este incremento “se da con un dólar cerca del piso de la zona de no intervención y con tasas de interés que están en la zona del 3,7% mensual, por encima de la inflación esperada para enero (2,5%)”.

“Esta combinación entre el tipo de cambio y tasas reales positivas es un punto importante para analizar el resultado”, agregó. De todas formas, sostuvo que “este es un equilibrio muy delgado; será clave mantener este crecimiento porque fomenta la renovación de Leliq”.

El problema es que este fenómeno se dará en un contexto en el cual el Banco Central probablemente siga reduciendo gradualmente las tasas de interés, al tiempo que busca mantener la estabilidad cambiaria.

“Arriesgar esta estabilidad pondría en riesgo la evolución de los plazos fijos y atentaría contra las renovaciones de Leliq”, alertó Furiase.

Además, destacó que “el grueso del aumento viene por el lado de los plazos fijos mayoristas, algo que se está dando desde octubre, cuando comenzó el nuevo plan monetario”.

NOTAS RELACIONADAS:

Otro banco se suma a la competencia digital

Con la tasa de interés estable, se pudo ganar hasta un 9,5% en dólares

Y manifestó que “hay que tener en cuenta que si el dólar sube $1,5 en enero se comerá la ganancia de los plazos fijos; será clave ver la capacidad que tiene el BCRA para seguir bajando la tasa sin atentar contra este proceso”.

Desde el 1 de octubre pasado, el BCRA comenzó a implementar un nuevo esquema de política monetaria, basado en el control de variables agregadas, en el cual la tasa de interés se convirtió en una variable endógena, determinada por la oferta y la demanda de dinero. Este nuevo sistema apunta a reducir la elevada inflación, que se aceleró a lo largo del 2018 por la crisis cambiaria.

Para ello, el organismo que conduce Guido Sandleris resolvió generar un crecimiento nulo de la base monetaria hasta junio de este año, meta que viene sobrecumpliendo hasta el momento. Y para lograr este objetivo, utiliza a las Leliq, con tasas atractivas, como el principal instrumento de esterilización.

Actualmente, el tipo de cambio está operando muy cerca del piso de la zona (ayer en $37,33) y los analistas están a la expectativa sobre si el BCRA sale a intervenir al mercado con ventas diarias de hasta u$s 50 millones, algo que por el momento no ha sido necesario, pero que es posible en el corto plazo. En medio de este proceso, habrá que ver el equilibrio entre tasas y tipo de cambio que permita que los depósitos a plazo fijo continúen en este proceso de crecimiento.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar