20 de Noviembre de 2018

Banner Principal 01 - Matias Perazzo

Insulto: la salida de emergencia frente a la falta de argumentos

Valora este artículo
(0 votos)

Por Horacio Bellotti. Cada uno escucha lo que quiere, porque el poder de las palabras lo impone la mente.

De manera que nadie puede lastimarme si no lo permito. Ese maltrato no es mío, no lo recibo ni lo tomo.

lntentar lastimar o criticar sin buscar una resolución a un conflicto, solo demuestra la poca prudencia, autoestima y respeto que la persona tiene por sí misma.

Si tengo la intención genuina de comunicarme y de solucionar cualquier conflicto que suceda, entonces:

1_ No lastimo.

2_ Busco el mejor tono y la forma de plantear el problema y sus posibles soluciones.

El insulto es un lugar en el que no hay ganadores, por lo tanto mejor no caer en ese juego. Como un objeto, en tanto no lo recibas sigue siendo del otro y le pertenece.

A veces el contexto permite ciertas licencias:

Si me martillo un dedo no diré: ¡¡caramba!! En estos casos se permite otra cosa.

Insulto cuando me enojo y siento que algo se quebró y estoy intentando recuperar el status perdido, usando una forma rápida de regular mis emociones. Suelto vapor.

A veces el insulto resume, pone la responsabilidad en otro y alivia: “Llegué tarde por culpa del maldito colectivo”.

No es lo mejor, pero es lo más fácil. Conservo la carga emocional, pero hago que se pierda el significado casi del todo.

Cuando uno no entiende quien es, ni tampoco cómo quiere ser, difícilmente aprenda a autoafirmarse bien, se descarga a través del insulto y el escándalo, que a la larga no resuelve nada.

Al contrario, la frustración, el esfuerzo y la impotencia se multiplican y el malestar se hace crónico. Termino definiéndome como “ese que insulta y maltrata” y la comunidad lo incorpora y lo etiqueta.

El problema no es el enojo (a veces es un impulso que aparece), el problema es permanecer en el resentimiento permanente que nos debilita. Solo nosotros somos los responsables de cómo respondemos a los estímulos o “agresiones” externas.

Cuando estamos enojados y desbordados desde hace mucho tiempo, nos escondemos detrás de la negación, resistiendo al cambio y atrapados en patrones destructivos que no nos deja evolucionar.

Debemos dejar de culpar a la vida y aceptar el compromiso por las propias acciones, sentimientos y creencias. Si decidimos victimizarnos y proyectar la causa y responsabilidad fuera de nosotros, permaneceremos en la clásica actitud del incapaz e impotente.

Justificamos nuestras actuaciones pontificando que nuestra verdad es la única y por ende limitando nuestras posibilidades de escuchar, considerar otras opciones, avanzar y evolucionar.

NOTAS RELACIONADAS:

LA HISTORIA DE PEPE

APRENDO–DESAPRENDO-REAPRENDO

El enojo es la impotencia de perder control y mesura e insultar ante circunstancias externas que nos desbordan. Para trascender estas emociones tan limitantes y dañinas para nuestro organismo y nuestra vida, trabajemos el perdón hacia nosotros mismos y luego la aceptación, la escucha activa y la tolerancia.

Eso nos encamina hacia un nuevo nivel de entendimiento y conciencia para poder medir si lo que consideramos agravios no son solamente juicios y opiniones nuestras.

Al bien comprender de qué se trata, la respuesta se encamina a enfocar en la despersonalización de los conflictos, salimos del enojo y comenzamos a construir desde el compromiso y el acuerdo.

El enojo y el insulto es un lugar en el que se esconde el niño que no quiere admitir.

 

Horacio Bellotti es Business Coach cetificado (International Coaching Federation) 
www.bellotti.com.ar

Coach Ejecutivo y Mentor para invididuos que se desempeñan dentro y fuera de organizaciones, que están interesados en llevar adelante cambios enfocados en: aprender a manejar el stress diario, quieran diseñar acciones concretas para llevar sus carreras hacia puestos de mayor responsabilidad ganando protagonismo,orientarse a los resultados, mejorar sus relaciones interpersonales, aprender a pedir, y construir una red virtuosa de contactos, explorando su interior para encontrar que hay una manera de vivir los procesos de carrera de manera eficiente y efectiva sin dejar la salud en el intento.

Está acreditado por ICF como Coach Asociado con una lista de clientes que incluyen todos los niveles de las empresas en farma, healthcare, consumo masivo. Asimismo, asisto a independientes y emprendedores a diseñar sus caminos alternativos.

Mail: horacio@bellotti.com.ar

Web: http://bellotti.com.ar/pyme/

Perfil Linkedin con testimonios y recomendaciones : https://www.linkedin.com/in/horaciobellotti/

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar