21 de Mayo de 2018

Parientes en la empresa: ventajas y desventajas

Valora este artículo
(0 votos)

Por Jorge Hambra. Una de las consultas más frecuentes en los encuentros que organiza el CANF es si resulta conveniente incorporar familiares (directos o políticos) a la gestión de la empresa, o si conviene reservar para ellos el rol de accionistas y dejar la gestión en manos de profesionales.

A continuación detallamos algunos puntos a favor y otros en contra respecto de la incorporación de familiares a la gestión.

A favor

_El sentido de lucha y la capacidad de resiliencia. Es decir, la capacidad de no sólo soportar los momentos difíciles juntos, sino de lograr que ello los haga más fuertes y exitosos.

Siendo gran parte fundadas por inmigrantes, o sus descendientes, las familias empresarias están marcadas por una épica de la privación y del deseo de superarla que es muy fuerte. Es así que muchas de ellas son austeras aún en la riqueza (y generalmente son las más exitosas).

_Hay un fuerte sentido del éxito, ligado a la capacidad de trabajo y a la aplicación de la inteligencia y el esfuerzo por lograr metas exigentes.

_El sentido de pertenencia y la capacidad de resistir la adversidad están ligados a una forma de proyecto trascendente que no tienen los ejecutivos de las empresas anónimas.

En contra

_En la familia reina el afecto y las emociones, en cambio en la empresa la eficacia y la racionalidad. Cuando la empresa ha superado su período de "infancia", en el cual el principal problema es sobrevivir y lograr un lugar en el mercado, comienza un tiempo de éxito que es difícil de administrar.

En ese momento se suma gente informalmente y se hacen pactos no demasiado claros con familiares -o amigos que cooperan con el negocio-.

Se corre el riesgo de crecer en forma desordenada y llegar a un punto en que las dificultades para seguir avanzando están más ligadas a la propia estructura que a factores externos.

_A la naturaleza confusa de los pactos se agrega la cobertura de posiciones con personas "de confianza", que no tienen competencias adecuadas para hacerlo.

Hay quienes lo advierten a tiempo, vuelven su mirada hacia adentro de la empresa y trabajan para lograr profesionalizarla y hacerla eficiente.

Esos normalmente tienen éxito; hay otros que pretenden seguir creciendo con las debilidades estructurales que siempre tuvieron y simplemente fracasan.

 

Jorge O. Hambra es director del Club Argentino de Negocios de Familia (CANF) 

www.canf.com.ar

Consultor en Desarrollo & Capacitación de Recursos Humanos Se recibió de Psicólogo en la Universidad de Buenos Aires.
Fue profesor en diferentes universidades y Centros de Posgrado de primer nivel entre las que se destacan: Universidad del Salvador, Universidad de Buenos Aires, Universidad Maimónides, ESEADE, Fundación Libertad –Maestría en Economía y Administración-, Universidad de Belgrano, Escuela de Negocios de la Cámara Argentina de Comercio y la Escuela Superior de Concesionarios de Renault.

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar