26 de Septiembre de 2018

Unas 175 mil personas pasaron por la Expo Empleo en la Rural

Valora este artículo
(0 votos)

Esa cantidad de jóvenes participaron de la tercera edición del evento que se desarrolló en el predio de Palermo, evento en el que se ofrecieron unos 20 mil puestos laborales.

Ni la lluvia, ni el viento, ni los primeros fríos del año pudieron frenarlos. Unos 175.000 jóvenes no dudaron en hacer una larga cola en espiral en búsqueda de nuevas oportunidades, ya sea un primer trabajo o alguno superador al que tienen actualmente, subaraya Vanesa López en una nota para clarin.com.

Por tercer año consecutivo, la exposición fue organizada por el Gobierno de la Ciudad, en forma gratuita para jóvenes de 16 a 35 años. Esta vez, aumentó el número de empresas: en 2017 participaron 200 y ahora fueron 300. Otra novedad fue la implementación de un código QR en la credencial de acceso, que permite a las compañías acceder a la información de los CVs en forma digital, para acelerar los procesos de selección y minimizar el uso del papel.

También hubo un aumento de jóvenes extranjeros, que este año representaron el 9,5% de los asistentes. Muchos llegaron desde Venezuela, como fue el caso de Angie Rodríguez (25). Estudia Administración de Empresas a distancia, aunque hay materias presenciales que deberá cursar en Buenos Aires.

"Cargué el CV y me contactaron por mail antes de venir. Era para el área comercial, para un call center. Es el perfil para el que me postulé", se entusiasma. Respecto a la gran presencia de compatriotas suyos en la feria, comenta que los entrevistadores "ya conocen las ciudades, ya saben dónde queda Maracaibo. Me siento más incorporada al grupo".

Menos habitual es el caso de Iyad Hezi (28), que llegó hace dos años desde Siria. "Soy diseñador gráfico y todavía no conseguí trabajo. Estaba dando clases de árabe, pero estoy buscando algo más fijo de mi carrera. Antes de venir, vi las empresas que buscan diseñadores y dibujantes. No tengo muchas esperanzas de conseguir trabajo, pero al menos la feria es una oportunidad", se sincera.

"Es la primera vez que veo a los entrevistadores cara a cara y escucho sus preguntas", agrega.

NOTAS RELACIONADAS:

La generación de empleo se desaceleró en marzo

Palermo es el barrio porteño con mayor cantidad de PYMES empleadoras

Los balances que van haciendo las empresas dan cuenta de la tendencia.

“Ya pasaron por el stand más de 12.000 personas con un alto porcentaje de visitantes extranjeros (durante el primer día hubo un pico de 90%). Los argentinos se ajustan al requisito de tope de edad solicitado que se fija en 30 años, en cambio, los extranjeros corren la vara unos años más. Este año hay más universitarios que el año pasado y hay un elevado componente de jóvenes con estudios universitarios abandonados”, comentó Eliana Villanueva, directora de RR.HH de la empresa de telecomunicación IPLAN.

El año pasado, en Expo Empleo hubo 11.000 oportunidades laborales y 4.000 de ellas se concretaron. En esta nueva edición ascendieron a 20.000 oportunidades y aspiran a que se concrete el 50%.

Las principales trabas son la diferencia entre los oficios que requiere el mercado (programadores, enfermeros, personal de logística y gastronomía) y las carreras que estudian los chicos (abogacía, sociología, psicología y comunicación).

Los idiomas son otro requisito excluyente y un verdadero dolor de cabeza al buscar un puesto. "Por ejemplo, Royal Caribean, una empresa de cruceros, busca 1.200 empleados. Pero lo primero que te dicen es 'necesito que tengan inglés conversacional'", cuenta Fabián Pereyra, director general de Política de Juventud del gobierno porteño. Para minimizar la diferencia entre la oferta y la demanda, otorgan 10.000 becas de formación y dentro de ellas, 3.000 se entregan en la expo.

Por esos pasillos circulan historias llenas de dificultades. Algunas propias de la edad, como las idas y vueltas para encontrar una vocación. "Había arrancado Física Aplicada, pero la dejé. Esperaba otra cosa, que fuera más práctica. Ahora estoy pensando en estudiar Ciencias Políticas o Ciencias Económicas", cuenta Agustín Balduzzi (18), de Adrogué.

"Necesito trabajar por crecimiento personal y porque se necesita en casa. Me gustaría conseguir algo de administración o en una empresa grande, para poder crecer. Pero vi que buscaban gente con experiencia y requisitos muy firmes", se lamenta.

Tampoco dio en el clavo Lorna Millán (21), estudiante de Trabajo Social en la Universidad de Lanús (UNLA) que sueña con, algún día, trabajar en UNICEF. En la expo buscaba contactos de ONGs, pero se encontró con una gran mayoría de empresas privadas.

"Los stands llega un punto que te marean. Algunos te explican más de qué se trata, y otros solo te dan el folleto. Lo que más me sirvió fue la asesoría ocupacional", señala.

En una edad repleta de dicotomías, Lorna sintetiza lo que viven muchos de estos jóvenes: "me quiero independizar económicamente, pero me pesa porque quiero formarme en mi profesión".

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar