22 de Enero de 2019

El modelo de negocio de la plataforma Uber enfrenta grandes desafíos

Valora este artículo
(0 votos)

Éste será un gran año para la llamada "economía gig". y su rival están avanzando rápidamente hacia ofertas públicas iniciales (OPI), mientras que espera lograr una valuación de u$s 100.000 millones.

Hace años que se debate si las plataformas gigque despliegan trabajadores para atender a clientes sin contratarlos como empleados están cambiando el mundo laboral para bien o para mal. Pero las salidas a Bolsa plantean una pregunta más prosaica: ¿es sostenible ese modelo de negocio?

El uso de una aplicación para pedir un viaje se ha convertido en algo tan común, que es natural asumir que las "plataformas gig " son rentables.

Pero los clientes de Uber y Lyft están fuertemente subsidiados por los inversores: ambas compañías aún están perdiendo dinero. Y aunque las salidas a Bolsa no siempre dan pie a valuaciones económicas sobrias, el proceso al menos expondrá al sector a un examen más profundo.

Por ejemplo, el año pasado Uber enfrentó dos casos judiciales en Londres que revelaron la tensión que existe en el corazón de la compañía.

En el primer caso, la compañía estuvo a punto de perder su derecho a operar en la ciudad. La autoridad otorgante se había negado a renovar la licencia de la compañía, diciendo que no era un operador "apto y apropiado", pero en la apelación Uber convenció a un juez de que había hecho cambios de seguridad.

En el segundo caso, los jueces no aceptaron que los conductores sean "contratistas independientes" en lugar de "trabajadores" a quienes les debe el salario mínimo y el pago de vacaciones.

Hay una salida. El año pasado, una compañía danesa de economía gig llamada Hilfr , que envía personal de limpieza a casas particulares, firmó un novedoso acuerdo colectivo con el sindicato 3F. Después de 100 horas de trabajo en la aplicación, los trabajadores de Hilfr quedan cubiertos automáticamente por el acuerdo, lo cual les otorga un salario mínimo, un pago por enfermedad y aportes jubilatorios.

Si lo prefieren, los trabajadores pueden optar por no participar y seguir trabajando como autónomos, o independientes. Esta solución es un recordatorio de que los beneficios de las plataformas gig velocidad, flexibilidad, transparencia no son incompatibles con darles a los trabajadores protección del empleo.

NOTAS RELACIONADAS:

Uber lanzó función para compartir viajes

La tecnología avanza con el sueño de superar los embotellamientos

Por supuesto, el problema es que cuesta dinero. Las pérdidas de Uber ya alcanzaron cerca de u$s 1000 millones por trimestre, incluso sin los gastos ni los impuestos que tiene un gran empleador. Subir los precios será difícil, pues la competencia es feroz.

Muchos clientes y conductores tienen las aplicaciones de Uber y Lyft en sus teléfonos. Ofrecerles beneficios de empleo a los conductores podría ayudar a captar a los mejores trabajadores y retenerlos.

Pero si los clientes no asumen el costo, tendrán que hacerlo los inversores. Hay un camino hacia un futuro sostenible para la economía gig, pero no está pavimentado con oro.

Fuente: Sarah O´Connor / Financial Times

Comentario en Facebook

Copyright 2012 © - Todos los derechos Reservados | Design by ideas2.com.ar